Salesas

Salesas

El Barrio de las Salesas se ha convertido en una de las zonas más de moda de la capital. Al glamour de una de las zonas arquitectónicas mejor conservadas de Madrid, se une la vanguardia de sus pequeñas tiendas de diseño y restaurantes que mezclan las últimas tendencias y la tradición.

El paseo por el Barrio de Salesas merece la pena por sí solo. La arquitectura decimonónica, muy característica de Madrid, encuentra aquí su máximo esplendor. Antiguamente las tiendas de la zona eran el paraíso de melómanos pero ahora el glamour es lo único que se respira en todos los escaparates.

Los restaurantes de la zona sólo tienen en común una cosa, sus espacios suelen ser bastante pequeños, por lo que es bastante recomendable reservar siempre antes de ir a cualquiera de ellos. En el barrio también podemos encontrar varios de los templos «más canallas» de la ciudad, abiertos todos los días del año hasta altas horas de la madrugada. Del mismo modo las tiendas gourmet también tienen un peso importante.

Es muy fácil acceder a la zona de Salesas gracias a su buena comunicación por metro. Son cuatro las estaciones y otras tantas las líneas que podemos usar para llegar hasta el barrio. Del mismo modo, la estación de Cercanías de Recoletos se encuentra a tan solo a unos minutos andando y varios autobuses de la EMT recorren el barrio. Las calles comerciales se alternan con muchos puntos para disfrutar de la cultura. En Salesas podemos encontrar varios teatros, museos y centros culturales con una amplia oferta.

Mercado Barceló
La rehabilitación del Mercado de Barceló ha traído una nueva forma de comprar al barrio de Salesas. Junto con los puestos de alimentos frescos la nueva distribución del mercado ha incorporado pequeñas tiendas de productos gourmet y delicatessen. Además, un nuevo food market se ha convertido en punto de reunión habitual tanto para los vecinos de la zona como para todos aquellos amantes de la gastronomía informal y de calidad. Un gimnasio completa el nuevo complejo.
El Madrid Decimonónico
La arquitectura de la zona invita a un paseo fijándose bien en los edificios, todos ellos característicos de Madrid del siglo XIX. Aquí podemos encontrar joyas como el Palacio de Longoria, hoy sede de la SGAE, uno de los pocos edificios modernistas de la ciudad. Las calles Piamonte y Almirante han experimentado un gran cambio en los últimos años, dando ahora cabida a varias tiendas de diseño español y complementos de vanguardia, pero conservando su encanto arquitectónico.